Masacre Yihadista en Orlando: Izquierda Hace Caso Omiso del Verdadero Problema

Actualización: Resulta que las fuentes no reportaron los hechos correctamente. El asesino no utilizó un AR-15, sino un Sis Sauer MCX.

En la madrugada del domingo 12 junio 2016, un joven afgano-americano simpatizante del Islam radical yihadista entró armado a Pulse–un club nocturno homosexual en Orlando, Florida, EEUU–y disparó libremente, matando a 49 e hiriendo a más de 50 personas antes de morir ante las balas de policías SWAT (armas y tácticas especiales).

Indudablemente, esta es una enorme tragedia que conmueve a todo ciudadano sin importar color, origin, o religion. Estamos en esto juntos. Un ataque de terror contra americanos en cualquier parte es un ataque contra cada uno de nosotros. Hasta donde sea posible, los ciudadanos privados y oficiales del gobierno deben de estar allí para apoyar a los heridos y a las familias de los muertos.

Los comentarios de nuestros líderes políticos han sido inmediatos. La desafortuna es que tantos de éstos han usado este momento para avanzar sus agendas políticas y–sobre todo–ofuscar el verdadero problema que estamos enfrentando.

Los miembros de la izquierda política de EEUU–incluyendo El Presidente Barack Obama, la candidata democrata a la presidencia Hillary Clinton, y una colección de periodistas y celebridades–han salido abogando por un control más estricto sobre las armas. Dicen que esta situación se pudo haber evitado de no haber sido por la disponibilidad y legalidad de “armas de asalto.”

Hacen caso omiso de los hechos que verdaderamente son perturbadores: que el perpetrador del crimen, Omar Mateen, estuvo bajo vigilancia de la FBI en dos ocasiones. Pero su caso fue arrojado a un lado, tratado por las autoridades como sin significancia.

En 2013, Mateen fue entrevistado dos veces por la FBI después que sus compañeros de trabajo lo reportaron debido a sus comentarios incendiarios en las que declaró afiliaciones terroristas. Pero la FBI dejó de investigar cuando decidieron que no había peligro.

Luego, en 2014, Mateen estuvo bajo investigación nuevamente cuando se descubrió que tenía lazos con Moner Abu Salha–el terrorista suicida nacido en EEUU que mató a sí mismo y a varios soldados sirios en Siria con una bomba en mayo de 2014.

Sin embargo, los agentes de la FBI determinaron que no había una relación fuerte entre los dos hombres. De nuevo abandonaron sus investigaciones de Mateen.

Esto es lo que sabemos de la noche de la masacre: antes de iniciar, Mateen marcó la línea de emergencia 911 y afirmó su lealtad a Abu Bakr al Baghdadi–el líder de la organización terrorista ISIS. Junto con su rifle y pistola, tenía un aparato que se cree que era una bomba, junto con un chaleco para bombas.

Entonces lo que tenemos aquí es un hombre con obvios lazos al terrorismo radical islamico. Más que nada, la falla fue la de una investigación inadecuada. Se detectó a un individuo sospechoso, más se consideró insignificante y no se tomó la acción debida.

Pero los de la izquierda quisieran que lo tomemos como un ejemplo de falta de control sobre las armas de fuego. Los que apoyan mayor control sobre las armas dicen que “armas estilo de asalto” no deberían de estar al alcance de ciudadanos comunes.

Tales personas tratan de confundir al público con su propia falta de conocimiento sobre el asunto.

El arma que utilizó Mateen–el AR-15–es uno de los rifles más populares en EEUU. Llamarlo un “arma de asalto” es una gran caracterización errónea. Probablemente los de la izquierda se aterrorizan porque el AR-15 se ve así:

disparo orlando florida masacre islam homosexual

Lo ven y dicen dentro de sí “¡esa es una de esas armas peligrosas que usan en laa películas de acción! ¡No podemos permitir que la gente ordinaria posea eso!”

Pero la similitud entre el AR-15 y las ametralladoras de las fuerzas armadas acaba con la apariencia. El hecho de que el AR-15 se parezca a arma militar es pura estética. A los dueños de las armas les gusta poseer algo elegante que se ve bien padre.

Pero el arma es semiautomatica, que simplemente significa que se recarga a sí misma (a diferencia a las armas antiguas a las que uno tenía que meter una bala nueva manualmente cada vez que disparaba). No es automatica. En otras palabras, no dispara continuamente ni sin interrupción. El AR-15 no es una ametralladora. Solo dispara una bala con cada jaloneo del gatillo.

Las armas automáticas, o ametralladoras no están a venta pública en EEUU. Necesitan una licencia especial federal con verificación de antecedentes extenso. Además, solo se pueden comprar armas automáticas fabricadas antes del 1986. Debido a que hay una cantidad limitada de éstas disponibles, uno necesita decenas de miles de dolares para comprarse una verdadera arma automática.

Pero las voces más fuertes ignoran estos hechos. Quieren forzar un nuevo control de armas que no hacen distinciones. Y lo desean solo para hacer que la gente se olvide del problema verdadero–el Islam radical yihadista y un sistema de investigación de terrorismo que necesita enmienda.

Si se implementara una nueva política para las armas, ¿que lograría realmente? Únicamente desarmaría a ciudadanos apacibles que buscan defenderse mientras que los malvados seguirán obteniendo armas.

Omar Mateen era simpatizante de ISIS. Su meta era matar a la gente de Pulse esa noche. Si no hubiera podido comprar su rifle legalmente, ¿realmente creemos que hubiera parado con su plan? ¿No hubiera buscado un arma en el mercado negro? ¿O detonado una bomba?

Si la prohibición de armas realmente es la solución a problemas de violencia, ¿por qué las muertes debidas a armas de fuego en lugares como México–donde las leyes son de entre las más estrictas del mundo–no son mínimas?

Yo viví en México por cinco años, y puedo decir que uno de los factores que más contribuye al sentimiento de impotencia de la gente es que los ciudadanos comunes no tienen armas para defenderse mientras que los criminales andan por las calles armados hasta los dientes y los policías corruptos se quedan al margen.

Enfoquémonos en los problemas verdaderos, no los imaginarios. No es cuestión de limitar acceso a las armas. Lo que necesitamos es mayor seguridad para nuestros sitios públicos y una revisión de los procedimientos de investigación en casos de terrorismo–cosas que realmente ayudarán al pueblo.

Be the first to comment on "Masacre Yihadista en Orlando: Izquierda Hace Caso Omiso del Verdadero Problema"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*